15 oct. 2010

Impresiones de un erasmus

¿Qué es ser un Erasmus? ¿Es una beca? Una experiencia, una emancipación con fecha de caducidad, unas vacaciones muy largas, o una forma diferente de trabajar. Conocer gente nueva, afianzar relaciones y poner un punto y seguido en el camino. Toda esa mierda ya la sabía antes de venir. También me imaginaba la distancia e incluso la veía atractiva. Libertad, me decía. Ojalá uno fuera realmente libre, pero creo que me sentiré siempre controlado. Otro montón de mierda.

Me encanta tener que sacarme yo mismo las castañas del fuego. Nos han pasado putadas de todos los colores, y al principio a un ritmo que casi asustaba. Pero son ese tipo de putadas que si naciste con un poco de sangre en las venas, la suficiente decisión, y un poco de geta, las puedes resolver. Como me dice mi padre, geta tengo para dar y regalar. Como dice otra gran figura literaria, o sea mi hermano, un problema le preocupa menos cuando está en su mano resolverlo (quizás el no se acuerda de cuando lo dijo, pero yo sí). ¿Y qué pasa cuando los problemas los has dejado atrás? cuando el conflicto está tan lejos de tí que no hay nada que hacer, aparte de tirarte de los pelos y esperar por una pizca de información. Mierda again.

Hace poco me crucé con un optimista empedernido, de los que pensaban que todo en la vida tiene su vertiente positiva. Es más, le "molaba" estar de bajón de vez en cuando, "a mi rollo con mi música tirado en la cama". Mierda para él también. Quizás me estoy volviendo un poco radical, y todos esos tonos de gris que fui adquiriendo durante la adolescencia están ganando contraste y me niego a aceptar que haya cosas buenas porque sí, por el hecho mismo de que ocurren. Que alguien me explique qué tiene de bueno que haya ratones en casa, que el casero sea un mafioso, que la grúa se lleve el coche, la cocina no funcione, haya que entrar al baño con una vela, la universidad tenga la misma organización que los partidos de futbol de un patio de colegio o que me cobren 50 euros en comisiones el banco por sacar mi dinero. Que alguien me explique, sin venderme la mierda de "de todo se aprende", "es una experiencia", o "el drama une", que tiene de bueno que mi mejor amigo esté en el hospital. No espero una respuesta. Qué demonios, no la quiero. Sólo quiero gritar, defecar y orinar(por poner un poco de buen vocabulario en este montón de blasfemias)sobre todo lo sagrado y salir corriendo a Valladolid a apoyar, aunque sea unos minutos, a mi amigo.

Estoy disfrutando mucho este viaje, de verdad, y soy de los que no me hundo ante un problema e intento resolverlo pero... que les ***** den a los optimistas

salud

2 comentarios:

  1. Pablo! Una cosa es tener un desnutrido roedor en casa y otra un amigo en el hospital... ya lo siento!
    Y si quieres añadir una frase al estilo "de todo se aprende", recuerda al padre de Calvin. Forja el caracter ;)
    Un beso y animo! Que la distancia agrava las cosas y aleja la luz del final del tunel, pero no desaparece.

    ResponderEliminar
  2. Si si, no pretendía ponerlos al mismo nivel ni mucho menos...y que grande Calvin y Hobbes, qué grande!

    Este sabado me pasaré por Valladolid a visitar a mi amigo, asi que bueno, más no se puede hacer

    Tengo que mirar como vuelvo en Valladolid por Navidad...=D

    ResponderEliminar