4 sept. 2010

Bebop

Él: Es como conectar todas las células de tu cuerpo

Ella: ¿Me dolerá?

Él: Nunca me acostumbraré a oir esa pregunta

Ella: Ni yo a tu idiota sentido del humor

Él: No te dolerá. La última vez que lo probé no pasó nada

Ella: ¿Nada? ¿Eso es que todo salió bien?

Él: No, eso es que no pasó NADA. Nada de nada

Ella: Pues vaya...

Él: Que no te engañe lo que ves. Esta nave abandonada, la suciedad, el desorden...saluda a Josy y sus amigos, ya son casi como de la familia

Ella: ¿Quién?

Él: La rata de 4 kilos que te está enseñando los dientes, detrás de ti

Ella: ¡Dios Santo! Realmente es enorme, ¿cómo lo has conseguido?

Él: La compré en Tiffany's, venía de promoción al gastarte 3 millones en joyas inútiles

Ella: Me refiero a como has conseguido que crezca tanto

Él: Creeme que no me dedico a alimentar ratas, aunque parece en un estado de salud bastante mejor que él mio

Ella: Sin duda...

Él: De todos modos, como te decía, será como conectar todas las células de tu cuerpo, la sensación será extraña y te costará acostumbrarte pero creeme será estupendo. De hecho creo que será la primera vez en tu vida que puedas llegar a comprender algo de la misma. Dime, ¿Te consideras una chica lista?

Ella: Bueno...mi madre siempre me dijo que lo era, pero nunca conseguí ningún premio en alguno de esos concursos de listillos. Ah! pero soy bastante buena cantando. ¿Quieres que te lo enseñe?

Él: Sí tu madre debía de ser una persona encantadora, con un enorme cariño por tí o una auténtica falta de visión, una de las dos.

Ella: ¿Cómo?...

Él: No empieces a echar humo todavía, chica. Por cierto,¿Tienes un cigarro?. No te molestes ya lo cojo yo. Lo que quiero decir es que eres tonta, tonta de remate. No está tan mal, eres una tonta feliz y eso es mucho más de lo que bastantes tontos podrían decir. Claro que alcanzar tus logros personales es bastante más fácil cuando consisten en peinarte, lavarte y comprar ropa.

Ella: Oye, no me conoces de nada. Haces que mi vida parezca un cliché barato.

Él: Descuida, se bastante más de tí de lo que crees

Ella: Ah! estupendo, ¿Qué eres, un pervertido, uno de esos "voyeurs" que tanto salen en las noticias?

Él: No soy un pervertido. Bueno sí lo soy, pero debería decir que soy el mayor de los pervertidos.

Ella: ¿Y para qué me tienes aquí? Creí que me ibas a enseñar algo maravilloso.

Él: ¡Claro, por supuesto! ¿Creías que he olvidado lo que te dije? Ni mucho menos. Te voy a mostrar el descubrimiento que todos buscan, aunque muchos temen. Con lo que tengo preparado para tí, conseguirás el mayor logro de tu vida después de tu nacimiento.

Ella: Pues nací por cesárea

Él: ¿Y qué tal? Yo nací bastante deprisa, querían que me pusiera ya a trabajar. Mi infancia fue corta pero feliz. 8 segundos de infancia concretamente. Ya te explicaré los detalles, ay que ver que caras mas raras me pones.

Ella: Me dijeron que este sitio estaba abandonado, que aquí tendría la intimidad que necesito, no que viviría semejante chalado.

Él: Y no te engañaron no. En esto por lo menos no. Aunque aquella vez en el vestuario, las toallas y el equipo completo de fútbol ¿de verdad no lo viste venir? ¡Estaban hasta el entrenador y el que limpia las toallas!

Ella: Era una sorpresa, se suponía que...

Él: Sí, siempre he pensado que el linchamiento multitudinario es divertidisimo, pero lo tuyo es total ceguera. En fín,como te decía, será como conectar todas las células de tu cuerpo. Unirlas en un sólo punto. ¿Empezamos ya?

Ella: Me inspiras la misma confianza que un carnicero sin dedos, no me gusta esto

Él: !ah! pero no te queda otra opción, son las normas del juego

Ella: ¿Qué juego, qué reglas?

Él: De la misma vida. Hay dos reglas basicas, antes de vivir tienes que nacer. Algunos se han saltado este paso, pero no entiendo por qué, es asqueroso...Y después de vivir, tienes que morir.

Ella: Ah!!! ¿Me vas a matar?

Él: Otra vez que me toman por un asesino, nadie comprende mi arte. Llevas muerta mucho tiempo, y no es una alegoría hablando de tu triste vida. Te caiste por ese hueco en el suelo y te rompiste el cuello. Mira, Josy ya te está sacando los ojos, son muy nutritivos... Ahi el secreto de su fuerte salud, la gente que no mira por donde va.

Ella: Entonces...

ÉL: Sí

Ella: ¿Y NO ME LO PODÍAS HABER DICHO DIRECTAMENTE, CAPULLO?

Él: Bueno algo hay que hacer para no aburrirse en el trabajo. Ahora vamos, se me hace tarde y me esperan en casa para cenar